horarios AIKIDO INFANTIL

LUNES Y MIÉRCOLES

17:00 a 18:00

ARTE MARCIAL EDUCATIVO

El aikido en los niños tiene importantes beneficios que les ayudará a construir esos valores tan importantes para la vida como la “Lealtad” hacia sus compañeros y maestro, “Humildad” intentando que su compañero mejore aportando su experiencia y “Respeto” perfeccionando su técnica en cada entrenamiento sin dañar a su compañero. 

Aunque el aikido fomenta la armonía, respeto y autocontrol, esto no se opone a que en el momento necesario sea capaz de defenderse si fuera necesario, enfrentándose a cualquier tipo de situaciones adversas.  

Beneficios para los más pequeños

Hay que tener en cuenta que en los niños no solo se produce un crecimiento físico sino también psicológico, Desarrollan la capacidad de pensar y de razonar,  adquiriendo una mayor flexibilidad de pensamiento.

En la práctica de Aikido en edades tempranas, no solo hay que enfocar nuestro trabajo en el aprendizaje de técnicas de autodefensa, sino también como una actividad lúdica, de verdadera Iniciación. El niño desde que nace va conociendo su mundo y desarrollándose en todos los aspectos (afectivos, cognitivos, corporales, artísticos, creativos) a través del JUEGO.

Todo programa didáctico de Aikido Infantil debe estar basado en la necesidad de movimiento del niño y la actividad lúdica. Con estas bases, podemos establecer como objetivos generales que el niño logre:

Una mejora Física, mejora la salud mediante:

  • El desarrollo armonioso de todas las partes del cuerpo.
  • El aumento de la elasticidad de las articulaciones.
  • La corrección de la columna vertebral.
  • El control de la respiración.
  • La relajación.

Una mejora Técnica, la ejecución de los movimientos exige: 

  • El estudio del desequilibrio
  • El conocimiento y utilización de la energía
  • El desarrollo de los reflejos

Una mejora Moral, por respeto al espíritu de no-violencia (que caracteriza al Aikido) y al Bushido (código de honor tradicional), el practicante adquiere y potencia valores como la amabilidad, la educación, la bondad, el coraje, la modestia y el autodominio.

En resumen:

  • Descubrir, aceptar y utilizar su propio cuerpo.
  • Actuar con autonomía.
  • Adquirir confianza en sí mismo.
  • Disfrutar y expresarse a través del movimiento.
  • Incorporar nuevos esquemas motrices (desplazamientos, caídas).
  • Conocer y respetar las reglas básicas del Dojo.
  • Conocer y aplicar técnicas sencillas de Aikido.
NIÑOS MUÑECOS
CAIDAS

Desarrollo de la clase

CADA CLASE TIENE LAS SIGUIENTES PARTES:

Saludo inicial o ceremonia de apertura.

En Aikido el saludo es esencial. Muestra el agradecimiento al lugar, al profesor, a los compañeros por compartir ese momento, y a O Sensei Morihei Ueshiba por haber creado el Aikido. Muestra que, sin alguno de esos elementos, no podrían participar de esa clase y que cada uno es importante e indispensable.

El saludo al inicio y final de la clase, así como cuando empezamos y terminamos la práctica con el compañero, no es un acto de sumisión, sino de respeto hacia el maestro y posteriormente al compañero con el que van a trabajar para mejorar su técnica.

Calentamiento.

Para iniciar al niño en la actividad, tanto física como mentalmente, realizaremos ejercicios de calentamiento mediante JUEGOS, consiguiendo un aumento de la temperatura muscular, en el que los chicos van preparando el cuerpo poco a poco para evitar alguna posible lesión muscular.

  • El calentamiento tiene múltiples beneficios como una mejora física, cardiaca, una mejora de la respiración y mejora la coordinación y el equilibrio.

Como norma los calentamientos se dividen en general y especifico, siendo los primeros los encargados de preparar la musculatura por medio de ejercicios de baja intensidad y los específicos, en nuestro caso por medio de juegos (pinzas, pelotas, aros, etc), vamos condicionando a los niños a que ejecuten movimientos encaminados a la memorización de las técnicas que se realizarán posteriormente en la clase.

Parte Técnica.

En lo referente a la parte técnica hay que diferenciar:

  • Ejercicios básicos e individuales para desarrollar equilibrio y buena postura para las técnicas de Aikido. 
  • Caídas hacia adelante (mae ukemi) y hacia atrás (ushiro ukemi). En forma individual los alumnos aprenden a caer. En Aikido las caídas tienen una connotación muy distinta a lo que acostumbramos. En japonés se llama UKEMI y literalmente significa «recibir la técnica». Por lo tanto no es pasivo como «tirarse» sino más bien una actitud positiva de seguir adelante y de ataque permanente. Practicar ukemi en forma individual ayuda a perder el miedo a la caída y así poder acomodar el cuerpo para no lastimarse.
  • Técnicas de Aikido. Primero el maestro explica y muestra con uno de los alumnos la técnica a desarrollar, y luego todos la practican en parejas.

Estiramientos.

Saludo final o ceremonia de finalización.

Paso de grado

A diferencia de otras artes marciales, en aikido adultos no se llevan cinturones de colores aunque si existen grados de reconocimiento llamados Kyus. Como no podía ser de otra manera cuando los niños empiezan su andadura en la práctica del aikido, sí que cambian de grado reconociendo su trabajo con cintos de colores, ya que es una forma visible de reconocimiento al esfuerzo y trabajo realizado durante el año. Para pasar de grado o color de cinturón, es necesario pasar una prueba que consiste en la realización de una serie de técnicas estipuladas en un programa para cada nivel.

Cuando se apuntan por primera vez a aikido, empiezan desde el nivel más bajo cinturón “blanco” para ir escalando poco a poco subiendo grados a medida que pasa el tiempo de práctica exigido y adquieren los conocimientos básicos para afrontar el siguiente paso de nivel.

A diferencia de los adultos, para los niños se han creado una serie de niveles intermedios en el que el cinturón se compone del color actual unido al del siguiente grado: blanco/amarillo, amarillo/naranja, naranja/verde, verde/azul, azul/marrón, pasando de los 6 de adultos a los 10 kyus. Ello ayuda a aumentar la motivación de los pequeños y a que ellos mismos comprueben su evolución.